¿Te interesa este artículo? Recibe más contenidos como este cada semana, haz click aquí
compartir twittear

Las pruebas sostienen que la meditación fortalece el cerebro

por Mark Wheeler
compartir twittear
20 de marzo, 2012 - Recibe notificaciones de nuevos artículos como este aquí

Anteriores evidencias aportadas por la UCLA sugerían que meditar durante años engrosa el cerebro (en un buen sentido) y fortalece las conexiones entre las células cerebrales. Ahora, un nuevo informe realizado por investigadores de la UCLA, sugiere aun otro beneficio.

Eileen Luder, profesora asistente del Laboratory of Neuro Imagining de la UCLA, y colaboradores, han hallado que las personas que practican meditación durante años tiene mayores cantidades de girificaciones (los “pliegues” del córtex, que permiten que el cerebro procese la información más rápido) que las personas que no meditan. Además, se ha encontrado una correlación directa entre la cantidad de girificación y el número de años de meditación, ofreciendo tal vez más pruebas de las neuroplasticidad del cerebro, o la habilidad de adaptarse a los cambios ambientales.

El artículo aparece en la edición online de la revista Frontiers in Human Neuroscience.

El córtex cerebral es la capa más superficial de tejido neural. Entre otras funciones, juega un papel fundamental en la memoria, la atención, el pensamiento y la conciencia. La girificación o los pliegues corticales son el proceso mediante el cual la superficie del cerebro hace frente a los cambios para crear surcos estrechos y pliegues llamados surcos y giros. Su formación puede promover y mejorar el procesamiento neural. Es de suponer entonces que, cuantos más pliegues ocurren mejor procesa la información el cerebro, toma decisiones, forma recuerdos, etc.

“Más que comparar sólo meditadores y no meditadores, queríamos ver si hay una conexión entre la cantidad de práctica de meditación y la extensión de alteración cerebral,” dijo Luders. “Es decir, correlacionar el número de años de meditación con el grado del plegamiento.”

Los investigadores hicieron resonancias magnéticas a 50 meditadores, 28 hombres y 22 mujeres, y las compararon con 50 sujetos control que coincidían en edad, lateralidad y sexo. Las imágenes de los sujetos control se obtuvieron de una base de datos de resonancias magnéticas ya existente, mientras que los meditadores fueron reclutados de diferentes centros de meditación. Los meditadores habían practicado 20 años de media empleando diversos tipos de meditación – Samatha, Vipassana, Zen y otras. Los investigadores aplicaron un enfoque integral del cerebro bien establecido y automatizado para medir la girificación cortical en miles de puntos alrededor de la superficie del cerebro.

Encontraron prominentes diferencias entre grupos (niveles elevados de girificación en practicantes activos de meditación), en amplias zonas del córtex, que incluían el giro precentral izquierdo, la ínsula dorsal anterior izquierda y derecha, el giro fusiforme derecho y el cuneo derecho.

Aunque quizá lo más interesante, sea la correlación positiva entre el número de años de meditación y la cantidad de girificación insular.

“A la ínsula se le atribuye la función de centro de la integración automática, afectiva y cognitiva,” dijo Luders. “Los meditadores son conocidos por su maestría en la introspección y la conciencia así como en el control emocional y la auto-regulación, por tanto los hallazgos arrojan sentido a que cuanto más haya meditado uno, mayor será el grado de plegamiento en la ínsula.”

Aunque Luders advierte de que factores genéticos y ambientales pueden haber contribuido a los efectos que observaron los investigadores, con todo, “La correlación positiva entre la girificación y la cantidad de años de práctica respalda la idea de que la meditación refuerza la girificación regional.”

Entre los autores del estudio están Florian Kurth, Emeran A. Mayer, Arthur W. Toga, y Katherine L. Narr, todos de la UCLA, y Christian Gaser, University of Jena, Alemania. Las financiación fue aportada por diversas organizaciones, entre las que está el National Institute of Health. Los autores informan de que no existe conflicto de intereses.

El Laboratory of Neuro Imagining, que busca una mejor comprensión del cerebro en la salud y la enfermedad, es líder en el desarrollo de algoritmos computacionales avanzados y enfoques científicos para el cartografiado global y cuantitativo de la estructura y funcionamiento del cerebro. Forma parte del Department of Neurology de la UCLA, que combina más de una docena de programas de investigación, clínicos y docentes.

Corte lateral de la superficie cortical derecha. El círculo rojo indica donde ocurrió el máximo efecto. Arriba: Mayor girificación en 50 meditadores a largo plazo comparado con 50 sujetos control. Abajo: Correlaciones positivas entre la girificación y la cantidad de años de meditación en los 50 medidatores.

cultura

Profundiza en tu práctica
ENSEÑANZAS - VÍDEOS - ARTÍCULOS - RETIROS

Últimas Publicaciones

También en cultura

Vesak: la gran fiesta del Buda

Maestro Aigo Seiga Castro

Meditación clínica

Maestro Aigo Seiga Castro

Centro Zen Abhirati
Tierra del Buda
Blog del Centro Zen Abhirati
Copyright © 2017 Tradición Budadharma Zen Soto