El Sutra del loto de la verdadera doctrina

Saddharmapundarikasutra
traducción de Fernando Tola y Carmen Dragonetti
Dharma Translation Organization. Idioma: Español. 680 páginas.
compartir twittear
20 de marzo, 2014 - Recibe notificaciones de nuevos artículos como este aquí

Con esta excelente traducción de, en palabras del Dogen Zenji, “el rey del los Sutras”, se abre una trayectoria iluminadora para la comprensión más profunda del Budadharma. Varios volúmenes no harían justicia a los contenidos y derivaciones de una de las Escrituras más influentes para el Dharma de extremo oriente. Baste la presente reseña para subrayar sus principales puntos y el hecho, ya de por sí singular, de su traducción directa del sánscrito al castellano.

Surgido hacia el siglo I-II d.n.e. en el noroeste de la India, el Sutra del Loto marca el inicio definido de la corriente Mahayana, en neta distinción del Vehículo antiguo, el de los Sravaka, pero sin escindirse de éste, sino para ampliarlo desde su dimensión universal. Sus dos mensajes clave plantearon un cambio transformador e irreversible en el transitar espacio-temporal del Dharma en Asia: todos los seres están destinados a lograr la Budeidad y la desaparición física del Buda Sakyamuni no fue tal, sino sólo un medio hábil para mostrar la intemporalidad inmanente del Iluminado entre nosotros. La primera idea muestra el verdadero propósito, la causa real de la aparición de los Budas en el mundo: guiar a todos los seres hacia la suprema Budeidad, es decir, hacia la misma dimensión espiritual y existencial que ellos alcanzaron. Ya no se trata aquí de lograr una mera extinción del sufrimiento mecido por los solitarios gozos del Nirvana, dicha meta no lo es en realidad, sino sólo una etapa en el sendero hacia el fín último, afirma el Sutra del Loto. Además, el Nirvana definitivo (parinirvana) del Buda Sakyamuni consistió en un mero reflejo mágico para enseñar algo esencial a sus discípulos: la permanencia inmutable del Buda en su Cuerpo Real, en el Cuerpo del Dharma (dharma-kaya). Desde esta dimensión transmundana y mundana a un tiempo, el Buda matiene su presencia invisible hasta el final de los tiempos, en que, cuando todo esté a punto de la destrucción total, se mostrará de nuevo a los seres de este mundo, en apariencia arrasado, pero en realidad, saturado de la Luz de la Tierra Pura.

El Sutra del Loto teje su tesoro sapiencial con una hermosa guirnalda de parábolas: la de “los niños salvados del incendio”, donde expresa la diversidad de vehículos dhármicos y la supremacía del Vehículo del Buda, el Único Vehículo (eka-yana); la de “la ciudad mágica del Nirvana”, en la que muestra, como ya se indicó, que la extinción Sravaka no es más que una placentera etapa en el largo y arduo camino hacia la Budeidad; o la del “hijo que abandonó el hogar paterno” (similar a la famosa parábola evangélica del “hijo pródigo”), donde se revela que, el tesoro interior que uno olvidó y fue a buscar lejos, se halla en el propio hogar, y muchas otras. Tales parábolas y los múltiples relatos míticos y simbólicos que recoge el Sutra, sirvieron para inspirar a miríadas de artistas plásticos, literatos y figuras de estado, durante dos mil años de historia en Asia central, China, Corea, Japón y el sudeste asiático. Sus profundas intuiciones espirituales sirvieron de fundamento para la elaboración de doctrinas, escuelas y métodos de práctica que han perdurado hasta el presente. Tanto es así, que no hay corriente Mahayana actual que no se haya visto influida, en mayor o menor grado, por el Sutra del Loto. A este respecto, la tradición Zen no es excepción: puede verse su decisiva influencia en toda la trayectoria histórica, doctrinal y práctica del Zen asiático, desde sus albores con el legendario Bodhidharma, hasta el postrero desarrollo de Dogen Zenji, que él mismo se autocalificó como un ferviente devoto del Sutra del Loto.

Si bien la traducción china de Kumarajiva fue la que ejerció el mayor impacto en el mundo cultural chino-japonés, no menoscaba el hecho de que las diversas versiones orginales sánscritas y sus traducciones al tibetano, mongol, turco y lengua tangut, impregnasen toda el Asia central con su mensaje. En este sentido, resulta esencial para la comprensión originaria del Sutra del Loto, contar con una versión directa del sánscrito, para después ser comparada con la la traducción china de Kumarajiva. Esto es precisamente lo que han realizado los traductores Fernando Tola y Carmen Dragonetti: poner en contacto al lector con la fuente original del Loto. Con el rigor académico y la devoción dhármica que les caracteriza, han conseguido una obra maravillosa, impecable. El texto se halla profusamente anotado y va acompañado de una pertinente introducción que sitúa la obra en su contexto geográfico, cultural y espiritual adecuados. En definitiva, se trata de una obra de referencia esencial, una aportación imprescindible a la, lamentablemente, aún muy escasa bibliografía de fuentes de Dharma en castellano.

libros

Profundiza en tu práctica
ENSEÑANZAS - VÍDEOS - ARTÍCULOS - RETIROS

Últimas Publicaciones

Centro Zen Abhirati
Tierra del Buda
Blog del Centro Zen Abhirati
Copyright © 2017 Tradición Budadharma Zen Soto