¿Te interesa este artículo? Recibe más contenidos como este cada semana, haz click aquí descargar pdf

La posición del tripitaka chino en el budismo mundial

por Ven. Maestro Yin-shun
compartir twittear descargar
12 de noviembre, 2008 - Recibe notificaciones de nuevos artículos como este aquí

El principal objetivo de la Hermandad Budista Mundial (World Buddhist Fellowship) es vincular las diversas escuelas del Budadharma esparcidas por todos los rincones del mundo. Con este vínculo espiritual es posible realizar una cooperación armoniosa. Con la promoción de la elevada cultura del Buda, podemos actualizar los inspiradores ideales de iluminar el mundo y llevar la liberación a los seres.

En primer lugar, hay que reconocer que las distintas escuelas de pensamiento que integran el Budadharma son en realidad facetas de éste. En este sentido, no hay lugar para declaraciones superficiales y dogmáticas que afirman la veracidad de una escuela en detrimento de las otras. Por un lado, las escuelas Mahayana no deberían rechazarse a la ligera como ilegítimas, y por otro, las escuelas Sravaka no deberían desdeñarse como inferiores. Sólo se conseguirá una comunicación real entre discípulos del Buda cuando el estudio y práctica del Budadharma tenga como base una atmósfera amistosa y servicial, se centre en el pensamiento objetivo y saludable y se lleve a cabo con confianza y comprensión mutuas. Con esta actitud, el esplendor esencial de las enseñanzas del Buda podrá seleccionarse, al tiempo que se eliminan los desechos y adornos que le envuelven. Esto nos permitirá desarrollar una forma de Budadharma que se adapte adecuadamente al mundo actual, guiándole de este modo hacia su liberación e iluminación, llevando su poder transformador a los seres.

El Budadharma se derivó a partir de un punto de origen y desarrolló una gran capacidad adaptativa ante circunstancias diversas. Con el fin de acoplarse a diferentes etnias, épocas y entornos culturales, dio la impresión de desarrollarse bajo formas completamente distintas. Pero un escrutinio más íntimo de sus tendencias y pautas de desarrollo, del modo de integración y adaptación de diversas escuelas a nuevas atmósferas, nos hará reconocer que las distintas formas del Budadharma se hallan interrelacionadas y su cooperación mutua es completamente viable.

En términos generales, cada escuela cuenta con sus características propias y defectos. Los discípulos del Buda deberían estudiar honestamente dichas escuelas, sustituyendo los defectos de unas por los valores de las otras en base a la igualdad y con el propósito de hallar la verdad. Al hacerlo así, mejoraremos nuestra comprensión y se realizará la verdad última tal como la experimentó el Buda. Asimismo, su intención original, tal como se encarna en su enseñanza, será comprendida en su totalidad.

Al averiguar el origen en la India de las diversas escuelas de Budadharma que existen actualmente en el mundo, podemos ver que la ramificación del Budadharma tuvo lugar como sigue:

(1).- Los textos sagrados que encarnan el Budadharma se desarrollaron con el transcurrir del tiempo. Los Sutra y Vinaya Pitakas fueron los primeros en compilarse y difundirse. Hacia el comienzo del siglo I d.n.e., los sabios de los Sutras Agama y los dedicados a la práctica Sravaka compilaron el Abhidharma, que enfatiza el aspecto existencial del Surgimiento Dependiente.

Por otro lado, las Escrituras Mahayana fueron compiladas por los que hacían hincapié en las virtudes del Buda y la práctica del Bodhisattva, subrayando la realización de la vaciedad del Surgimiento Dependiente. Dichos textos incluyen los Sutras Mahayana, que coinciden con la enseñanza de la vaciedad.

En el siglo III d.n.e., Nagarjuna interpretó los Sutras Agama y el Abhidharma basándose en los Sutras Mahayana de la escuela de la Vaciedad (sunyata-vada) y compuso sus famosos tratados sobre el Sendero Medio (Madhyamaka Sastra). Hacia la misma época, aparecieron Escrituras Mahayana inclinadas hacia la escuela de la Sólo-mente Real y Permanente (cittamatra-vada), tales como el Srimaladevisimhanada Sutra y el Mahaparinirvana Sutra, seguido por textos como el Lankavatara Sutra. Junto a este desarrollo, los maestros de Sutra (sutracaryas) y de Yoga (yogacaryas) de la escuela Sarvastivada aceptaron las enseñanzas Mahayana de la vaciedad y sólo-mente. Compilaron tratados de la escuela Yogacara-Vijñanavada para florecer finalmente como una gran corriente Mahayana por derecho propio.

Después, hacia el siglo V, se dio el desarrollo ulterior del Yoga tántrico derivado de la escuela de la Sólo-mente Real y Permanente. Si se sigue el desarrollo realizado por el Budadharma tal como se ha señalado, no habrá dificultad en trazar la secuencia evolutiva de la gran diversidad de Escrituras y enseñanzas que cada escuela considera como fundamentales.

(1).- Desde una perspectiva doctrinal, al comienzo el Budadharma fue simplemente eso, Budadharma como tal, libre de distinciones de escuela. No se dividió en el Vehículo del Sravaka (sravaka-yana) y Vehículo del Bodhisattva (bodhisattva-yana) hasta el comienzo de nuestra era. Después, se comenzó a detectar en las Escrituras del Vehículo del Bodhisattva la división entre Hinayana y Mahayana.

En los siglos II y III aparecieron las Escrituras de la escuela de la Sólo-mente Real y Permanente en el seno del Vehículo del Bodhisattva. Es en dichos Sutras donde se observan por primera vez los tres sistemas de enseñanza: existencia, vaciedad y el Medio; o las tres escuelas: Hinayana (“pequeño vehículo”), Mahayana (“gran vehículo”) y Ekayana (“único vehículo”). En lo que respecta a la práctica del Bodhisattva, dichas Escrituras tardías enfatizan la realización de la Budeidad, de ahí que también se denominase Budayana (“vehículo del Buda”).

A comienzos del siglo V, otro yana, el Vehículo de los Dharanis (dharani-yana), surgió a la existencia derivado del Budadharma del Budayana. Esta escuela clasificó la totalidad del Budadharma en Tripitaka, Paramita Pitaka (que incluye las enseñanzas esotéricas del Mahayana) y Dharani Pitaka, incluyendo así las prácticas de las Cuatro Nobles Verdades, las Paramitas y la completación del deseo.

Dichas clasificaciones muestran que la ramificación y desarrollo del Budadharma son consistentes con el esquema de tres periodos de desarrollo histórico propuesto por el Venerable Maestro Tai Hsu, que son:

a.-Primeros quinientos años después del Parinirvana del Buda: Auge del Hinayana con el Mahayana en segundo plano. El Tripitaka pali es el corpus textual representativo del Budadharma de este periodo.

b.- Segundos quinientos años: Mahayana en auge y Hinayana en asistencia. El Tripitaka chino refleja el desarrollo del Budadharma de este periodo.

c.- Terceros quinientos años: El Budadharma tántrico toma el liderazgo, dejando al Dharma exotérico a un lado. El Tripitaka tibetano pertene al Budadharma de este periodo.

El Dharma chino, del que el japonés constituye una derivación, es representativo del Budadharma de los segundos quinientos años, es decir, se fundamenta principalmente en el Vehículo del Bodhisattva, que vincula el Vehículo Sravaka anterior y el Vehículo del Buda posterior.

Debido a su rol clave en el desarrollo histórico del Budadharma, el Tripitaka chino merece una atención especial para todos los interesados en la evolución actual del Budadharma mundial. De este modo, es posible tener una comprensión más completa sobre los contenidos de las enseñanzas del Buda. El Tripitaka chino ofrece lo siguiente:

(A) Agamas: El Tripitaka chino incluye los cuatro Agamas. El Madhyamagama y el Samyuktagama fueron traducidos a partir de textos pertenecientes a la escuela Sarvastivada, mientras que el Dirghagama y el Ekottaragama fueron traducidos a partir de textos de las escuelas Vibhajyavada y Mahasamghika respectivamente. Si bien hay que admitir que no contiene una colección completa de Sutras de una sola escuela (el Tripitaka pali sí la incluye), un conglomerado de muchas escuelas tiene sus méritos. (El Tripitaka tibetano no incluye ningún Agama).

(B) Vinayas: El Tripitaka tibetano incluye las nuevas reglas de la escuela Sarvastivada; el Vinaya pali pertenece a la escuela Tamrasatiya, mientras que la colección china incluye los Vinayas de las siguientes escuelas:

i.- El Mahasamghika Vinaya de la escuela Mahasamghika.

ii.- El Vinaya en cinco divisiones de la escuela Mahisasaka, el Vinaya en cuatro divisiones de la escuela Dharmaguptaka, el Pratimoksa de la escuela Mahadasyapiya y el Sudarsana Vinaya de la escuela Tamrasatiya. Todos ellos son reglas pertenecientes a derivaciones de la escuela Vibhajyavada.

iii.- El Sarvastivada Vinaya y el Mulasarvastivada Vinaya, que son las versiones antigua y moderna, respectivamente, de la escuela Sarvastivada.

iv.- El Tratado sobre la elucidación de los veintidos puntos, de la escuela Vatsiputriya.

Esta rica colección de materiales pertenecientes a diferentes fuentes es muy adecuada para el estudio comparativo del Budadharma de las escuelas pre-Mahayana.

(C) Abhidharmas: Este corpus de Escrituras es común a las tres principales escuelas del Budadharma Theravada: Vibhajyavadas, Sarvastivadas y Vatsiputriyas. El Tripitaka tibetano sólo incluye el Prajñapti perteneciente al Jñanaprasthanasatpada-abhidharma y el posterior Abhidharmakosa.

El Tripitaka pali contiene siete textos Abhidharma. El Tripitaka chino, además de incluir una gran colección de obras de la escuela Sarvastivada, también contiene textos Abhidharma de otras escuelas. El Tripitaka chino incluye:

i.- El Samgitiparyaya, Dharmaskandha, Prajñapti, Vijñanakaya, Dhatukaya, Prakaranapada, Jñanaprasthana, Mahavibhasa, Abhidharma-hrdayavyakhya (y su comentario); el Abhidharmanyayanusara y el Abhidharmapitakaprakaranasasana se compusieron como respuesta al debate suscitado por el Abhidharmakosa. Todas las obras mencionadas pertenecen a la escuela Sarvastivada.

ii.- De entre las obras pertenecientes a la escuela Vibhajyavada, se incluye el Sariputra Abhidharma Sastra, obra única debido a la conjunción que establece entre Abhidharmas del sur y del norte.

iii.- También incluye el Vimuttimagga, que es una versión más antigua del Visuddhimagga pali.

iv.- Asimismo, contiene el Sammitiya Sastra y el Tridharma Sastra de la escuela Vatsiputriya.

v.- Algunos de los tratados elaborados después de los siglos III y IV d.n.e. combinan las mejores enseñanzas de las escuelas Sarvastivada y Sautrantika, por ejemplo, el famoso Abhidharmakosa de Vasubandhu y el Satyasiddhi Sastra de Harivarman ejercieron una gran influencia en el Budadharma chino.

Todos estos tesoros del Abhidharma pueden encontrarse en el Tripitaka chino. Se reconoce que, si bien las obras del Tripitaka primitivo no recibieron gran atención por la corriente principal del budismo chino, la mina de información que contienen será de gran valor referencial para los interesados en detectar las divisiones de las escuelas Sravakas, así como el desarrollo del ideal del Bodhisattva a partir del Vehículo Sravaka. Si se ignoran dichas Escrituras, no será posible realizar la responsabilidad de coordinar y vincular las múltiples ramificaciones del Budadharma mundial.

(D) Escrituras Mahayana de la escuela de la vaciedad (sunyata-vada).

(E) Las Escrituras Mahayana de la escuela de la “Realidad Permanente” se hallan al completo en el Tripitaka chino. Dichas obras son muy similares a las incluídas en el Tripitaka tibetano. Los cuatro grandes Sutras: Prajñaparamita, Avatamsaka, Mahasamnipata y Mahaparinirvana (a los que podría añadirse el Maharatnakuta Sutra, haciendo así cinco grandes Sutras), son obras muy voluminosas. En este punto, hay que señalar que las Escrituras traducidas al chino son particularmente notables por las siguientes características:

1.- Las diferentes traducciones de un mismo Sutra han sido preservadas en el Tripitaka chino en sus respectivas versiones originales, sin ser constantemente revisadas según traducciones posteriores, como es el caso de las Escrituras traducidas al tibetano. A partir del estudio de las traducciones chinas es posible detectar los cambios en su contenido, experimentados por la mayoría de las Escrituras en el transcurso del tiempo, reflejando así los cambios en los textos indios originales de diferentes épocas. Así pues, nos beneficiamos de más de una versión como referencia, registrando de este modo la evolución de las Escrituras.

2.- Las Escrituras chinas Mahayana traducidas antes de las dinastías Jin (comienzos del 265 d.n.e.), guardan un estrecho parentesco con el Budadharma de la India noroccidental, que tuvo como centro las áreas montañosas de Kubha (Cachemira). Después, se expandió a Tukhara en dirección oeste, a Bayana y Nagara en dirección sudoeste, a Gandhara en dirección sudeste y a Kashgar, Kukyar y Khotan en dirección noreste. Estas Escrituras forman el núcleo central del pensamiento budista chino. El Dasabhumika Sastra y el Lankavatara Sutra traducidos por Bodhiruci, un sabio de la India del norte, cuentan con características muy especiales.

(F) Madhyamika: Los textos Madhyamika del Tripitaka chino guardan una diferencia considerable con respecto a sus equivalentes traducidos al tibetano. La colección china consiste principalmente de obras tempranas, particularmente las de Nagarjuna, tales como el Mahaprajñaparamita Sastra que comenta el Prajñaparamita Sutra y el Dasabhumikavibhasa Sastra que comenta el Dasabhumika Sutra. Dichos textos no sólo presentan la enseñanza Madhyamika en su perspectiva más elevada, también ilustran extensamente las grandes prácticas del Bodhisattva.

Respecto a las obras Madhyamika posteriores, es decir, textos producidos por discípulos de Nagarjuna tras el surgimiento de la escuela Yogacara, sólo se tradujo al chino el Prajñapadipa Sastra de Bhavaviveka. El Tripitaka chino no contiene tantas obras pertenecientes a las diversas ramificaciones de esta escuela como las incluídas en el Tripitaka tibetano. El Mahayanavatara Sastra de Saramati y el Madhyayata Sastra de Asanga indican claramente el cambio de pensamiento del sistema Madhyamika al Yogacara.

(G)Yogacara-Vijñanavada: El Tripitaka chino contiene una colección completa de este sistema de pensamiento. Incluye importantes obras tales como el Dasabhumika Sastra, Mahayanasamgraha Sastra y el Vijñaptimatratasiddhi Sastra. Mientras que el sistema tibetano su fundamentó principalmente en las enseñanzas de Sthiramati, emparentadas con las obras chinas de la escuela del Mahayanasamgraha, los estudiantes chinos del Vijñanavada ortodoxo siguieron las enseñanzas de Dharmapala.

El Vijñaptimatratasiddhi Sastra, que representa la consumación de las escuelas de pensamiento de Dignaga-Dharmapala-Silabhadra, constituye una joya del Tripitaka chino. El Hetuvidya, tratado de lógica de estrecho parentesco con el Vijñanavada, no fue traducido totalmente en el Tripitaka chino, además, otros textos sobre lógica, especialmente los de Dignaga y Dharmakirti, han sido conservados en el Tripitaka tibetano y no en el chino.

Esto indica que el pueblo chino no se inclinó hacia el pensamiento lógico, ni tampoco se involucró en debates y otros procesos de razonamiento. Con el transcurso del tiempo, la posición de los maestros de tratados en China quedó relegada a un segundo plano.

(H) El Yoga tántrico: El Tripitaka chino incluye las traducciones del Vairocana Sutra, perteneciente a los Tantras rituales (kriya-tantra) y de culto (carya-tantra), y el Vajrasekhara Sutra, perteneciente a los Tantras de unión (yoga-tantra). Las únicas Escrituras tántricas con escasa representación son las del Tantra supremo (annutara-yoga-tantra), pues no tuvieron una amplia difusión debido a la inestabilidad política de China en aquel momento. Asimismo, debido a sus enseñanzas centradas en la realización de la iluminación mediante la unión sexual, hizo que esta clase de Tantra fuese rechazado por la intelectualidad china.1 Sin embargo, son abundantes los textos del Yoga tántrico en el Tripitaka tibetano.2

Según lo expuesto, puede comprobarse que la mayoría del Tripitaka chino está compuesto por Escrituras Mahayana pertenecientes a los segundos quinientos años, no obstante, las traducciones no se limitaron a textos de dicho periodo medio. El Tripitaka chino también posee una gran riqueza de obras del Budadharma primitivo y una notable porción de traducciones posteriores.

Así pues, se puede comenzar con el estudio del Tripitaka chino, y con este conocimiento, es posible ampliar el estudio al Tripitaka pali del sravakayana del periodo primitivo, el Madhyamika y el Tantra supremo del sistema tibetano perteneciente al periodo posterior. De este modo, se podrá obtener una visión panorámica correcta y completa de los 1.700 años de desarrollo del Budadharma indio, así como de sus tres principales corrientes que han perdurado hasta la actualidad.

En una ocasión, el Venerable Maestro Tai Hsu dijo: “para escribir la historia del Budadharma en la India, es necesario crear un nuevo sistema inclusivo y crítico, basado en el Tripitaka chino, las enseñanzas Theravada de Sri Lanka y componentes selectos del canon tibetano.” Éste no ha de ser solamente el objetivo para estudiar el Budadharma indio, también debe ser el propósito que guíe la coordinación y conexión de los múltiples herederos del Budadharma esparcidos por el mundo. Necesitamos aprender a sustituir puntos débiles por fuertes, con el fin de desarrollar un Budadharma global capaz de adaptación y liderazgo en el mundo actual.

Notas
1.- A pesar de la oposición de la élite confuciana, esto no impidió la traducción de importantes textos del annutara-yoga-tantra y su práctica en China, especialmente hacia el siglo XI (N. del T.).
2.- También son abundantes los textos tántricos incluidos en el Tripitaka chino: los cuatro volúmenes de la sección “Tantra” incluyen 613 traducciones (N. del T.).

‘The Position of the Chinese Tripitaka in World Buddhism’, extraído de “Selected Translations of Miao Yun Part I (Revised Edition)”, Ven. Mº Yin-shun, Hwa Tsang Monastery, Homebush, Australia, 2003, pp. 249-272.

Reproducido con permiso.
Traducción al español del Ven. Aigo Seiga Castro.

tripitaka

Profundiza en tu práctica
ENSEÑANZAS - VÍDEOS - ARTÍCULOS - RETIROS

Últimas Publicaciones

Centro Zen Abhirati
Tierra del Buda
Blog del Centro Zen Abhirati
Copyright © 2017 Tradición Budadharma Zen Soto