La Escuela Zen Soto se esfuerza por transmitir el verdadero Budadharma que ha sido transmitido generación tras generación a través de nuestro linaje de Ancestros desde el fundador de la doctrina, el Buda Shakyamuni, hasta la actualidad.


Taiho Fukuyama

Alrededor de 780 años atrás, Dogen Zenji introdujo el budismo rectamente transmitido en Japón. Posteriormente, debido al gran esfuerzo de Keizan Zenji, las enseñanzas se difundieron por todo Japón. Hoy, el Zen Soto tiene un gran número de practicantes tanto en Japón como en otras partes del mundo. El gran esfuerzo por parte de los sacerdotes en el extranjero explica en parte este éxito que, al mismo tiempo, demuestra que las enseñanzas de nuestros dos fundadores gozan de una universalidad más allá de la nacionalidad, la raza o el tiempo.


La actividad de la Oficina europea de la Escuela Zen Soto comenzó hace 40 años. Actualmente, los más de 300 lugares de práctica Zen Soto en Europa incluyen templos que acogen a residentes en formación y Dojos Zen en los que los más de 200 monjes registrados desempeñan su labor activamente.



El creciente reconocimiento por todo el mundo no deja lugar a duda sobre la universalidad de las enseñanzas de nuestros dos fundadores. Los intercambios a escala global relacionados con esas enseñanzas son fundamentales para el cultivo de la comprensión mutua. En este sentido, el diálogo entre religiones es fundamental. De hecho, intercambios interreligiosos están teniendo lugar. La comprensión basada en los intercambios mutuos entre religiones puede crear una confianza mayor y contribuir a la paz en el mundo.


EuropeSotoZen

El trabajo mano a mano de monjes y laícos en la difusión del budismo y la construcción de la paz mundial es hoy indispensable y así será en el futuro. Como religión tradicional, tenemos una responsabilidad en este sentido. Somos conscientes de esta responsabilidad.